Es un arte el saber utilizar la moda que se nos impone este invierno… Sensualidad, negro y formalidad se juntan para explosionar con la belleza de las transparencias.

Desde los pies a la cabeza podemos utilizar encajes, tul, gasas u organdi para provocar sin enseñar, dejando boquiabiertos a todo aquél que presencie nuestra planta.

Yo opto por un estilo bohemio para el día y uno más sensual para la noche, combinando ambos conjuntos con un maxibolso, ¿quién dice que por noche debamos prescindir de objetos que nos hacen las cosas más fáciles?